Curiosidades de San Sebastián

¡Feliz navidad escapistaaaaaaas! Esperemos que estéis disfrutando con seguridad y responsabilidad. En medio de estas festividades, por nuestra parte, también os queríamos traer un regalo en forma de novedad a Escape the City, como siempre.

Y es que, ¡HEMOS LANZADO NUESTRO SEGUNDO RECORRIDO CALLEJERO EN SAN SEBASTIÁN! Algunos ya se lo olían por cositas que pusimos en redes sociales últimamente pero, ya es oficial, y lo podéis reservar aquí.

Por ello, para que os pique aún más el gusanillo sobre Donosti y su nueva experiencia, os traemos varias curiosidades de la zona donde tendrá lugar el recorrido, en su casco antiguo, por «el centro».

 

Empezamos con el parking del Boulevard que se ubica bajo el Mercado de la Bretxa, justo donde se ubicaba la muralla medieval que marcaba el límite de la Parte Vieja donostiarra. Nos tiene fascinadas. La muralla fue derruida en 1863 por orden del entonces alcalde Eustasio Amilibia, en contra de la opinión de la mayoría de los militares, para crear los nuevos ensanches en una ciudad que se estaba quedando pequeña. O eso se creía hasta la construcción del Parking del Boulevard en 1997, cuando las excavaciones sacaron a la luz pequeños tramos de la muralla medieval antigua.

 

Otra curiosidad, todos los días, a las 12:00h de la mañana, se escucha una sirena bélica en el Centro de San Sebastián. Su origen tiene más miga de lo que se comenta en la calle: a finales del s. XIX existía un cañón en Plaza Gipuzkoa que se prendía a las 12:00h porque el sol de esa hora se alineaba con una lupa que apuntaba a la mecha. Este acto explosionaba un pequeño artilugio que tenía colocado dentro.

Tras el desarme del cañón en 1930, el periódico “El Pueblo Vasco” (actualmente el Diario Vasco) recuperó la costumbre colocando una sirena en su oficina de la Calle Garibai. En 1936 el periódico cerró la oficina y se trasladó allí la Relojería Internacional que sigue haciendo funcionar la sirena. Por tanto, y a pesar de que existen algunas teorías que dicen que esta sirena bélica era la forma que tenía la Relojería Internacional para que los ciudadanos pusiesen los relojes en hora, su nacimiento es mucho más antiguo.

 

Una que puede que no os sorprenda es el ver los graffitis efímeros en la arena de la Playa de La Concha de Juan Antonio (natural de Salamanca pero asentado desde hace años en San Sebastián) como forma de quejarse por haber elevado el Impuesto de Bienes Inmuebles que deben pagar los ciudadanos como él por tener una segunda vivienda sin ocupar.

Este breve jeroglífico, que se borra cuando sube la marea pero que se encarga de reescribirlo cada día, viene a significar lo siguiente:

“IBI =+ P” quiere decir que (un mayor) IBI es igual a más probreza.

Todos sabemos (y alardeamos de saber) que una de las principales atracciones del parque de atracciones del Monte Igeldo es su montaña suiza. De hecho, en el momento que alguien le llama “montaña rusa” le corregimos enseguida pero, ¿por qué la montaña suiza de Igeldo es suiza y no rusa?

A pesar de que existe una leyenda (más o menos extendida) que dice que se llama montaña suiza por un decreto de Franco (él mismo y su colega Hitler le tenían bastante “manía” a todo lo soviético), la respuesta “oficial” parece otra:

Por definición, las montañas rusas tienen una estructura removible (podrían ser trasladadas de un sitio a otro si fuera necesario), mientras que la estructura de la atracción de Igeldo se asienta sobre hormigón siendo ésta la principal diferencia entre montañas suizas y montañas rusas…

 

Por último, para extraños pero también para locales (más de los que nos imaginábamos) San Sebastián solo tiene 3 playas: La Concha (la del paseo), La Zurriola (la de Gros o la de los surferos) y Ondarreta (la de las piedras). Pero nos da mucha pena que nadie se acuerde de Santa Clara y de su playa que, a pesar de que solo sale a la luz con la marea baja, cuenta como playa de San Sebastián (y además es muy divertida).

¿quieres saber más?