Curiosidades de Tenerife

¿Queréis conocer Tenerife de una manera única y alternativa? Con motivo de nuestro nuevo recorrido de Escape The City en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, hoy os traemos varias curiosidades sobre esta maravillosa isla. Todo ello para que os entren aún más ganas de venir a conocerla, o de, si no sois «godos», redescubrirla con los vuestros de una forma especial y divertida.

Desde Escape the City organizamos escape rooms en la calle para disfrutar de una experiencia de ocio diferente, sin mascarillas, sin riesgos y sin necesidad de haber jugado antes a ningún escape room, porque es una actividad para todos los públicos. Y si combinamos un recorrido intrigante, lleno de enigmas y juegos, por los mejores lugares de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, ¡tenemos una experiencia con la que aprenderás sin darte cuenta!

Así que, para entrar en materia y desvelaros algunas de las cosas que encontraréis en dicho recorrido, aquí os compartimos algunas curiosidades de Tenerife:

La primera es que la isla era conocida por tres diferentes nombres. Durante años fue conocida como Nivaria (isla de nieve) por los navegantes portugueses. Como desde La Palma sólo veían la nevada cumbre del Teide, los palmeros la llamaban Tinerife (de «Tiner» monte y «ife» blanco). Y los Guanches la conocían como Echeide. ¿Cómo la llamarías tú?

Otra es que, en el atardecer o durante el amanecer, se puede ver la gran sombra del Teide. Gran parte de la sombra es proyectada sobre el océano y, si no hay nubes bajas, nos deja unas vistas espectaculares.

¿Sabéis lo que es un drago? Pues es una especie de árbol típica del clima subtropical, particularmente de las Islas Canarias, por lo que se considera el símbolo vegetal de las mismas. Todo el mundo piensa que el drago más grande de Tenerife se encuentra en Icod de los Vinos, pero existió uno más grande. En el municipio de La Orotava, en el norte de Tenerife, existió un drago que superaba en tamaño al famoso Drago Milenario. Sin embargo, este cayó con un temporal en 1867. Tal fue su relevancia que en el escudo del municipio de La Orotava viene representado este drago.

Tenemos el tubo volcánico, en forma de cueva, más largo de Europa. La Cueva del Viento, con 17 kilómetros, es el tubo volcánico más largo de toda Europa. Además, en zonas como Icod, Chío o Las Cañadas del Teide existen numerosos tubos volcánicos. De menor tamaño, pero de insuperable impresión.

Otra curiosidad es que la costa de la isla está repleta de «bunkers». En San Andrés, Candelaria, El Médano o Santa Úrsula podemos contemplar como la costa está salpicada de nidos de ametralladora, construidos durante la Segunda Guerra Mundial ante el miedo de desembarcos en nuestras costas.

Y por último, si has leído la historia de “El Hombre del Mar” quizás sus palabras te trasladen a paisajes cercanos como el acantilado de Martianez o a los jardines de la urbanización La Paz. Y es que en febrero de 1927, Agatha Christie, agobiada por la presión de la prensa de su país tras la muerte de su madre y su divorcio, decidió viajar a Canarias junto a su hija. Se alojó en el mítico Hotel Taoro, donde se cuenta, realizaba paseos y tertulias en sus jardines. Quién lo diría…

¿Qué os parece? Ya sabéis, si queréis conocer las leyendas que se encuentran en esta emblemática ciudad de un modo más original y divertido, no dudéis en reservar en el siguiente link: https://escapethecity.es/tenerife. ¡Os esperamos!