fbpx
Saltar al contenido

Escape room como proceso de selección

Como ya sabéis, un escape room consiste, básicamente, en trabajar en equipo para resolver diferentes enigmas con el objetivo de escapar de una sala o resolver un misterio. Sin embargo, no es ninguna novedad contaros de qué se trata un escape room. Lo que tal vez no sabíais es que los escape rooms son aplicables a varios procesos internos en una empresa y que, de hecho, se utilizan cada vez más para poner a prueba algunas habilidades de los empleados. 

Hoy os contamos algunos de los procesos en los que se puede emplear un escape room: para escoger el candidato perfecto para tu empresa, mejorar la comunicación dentro de un grupo de personas que trabajan conjuntamente o potenciar las soft skills de los empleados de una organización. ¡Allá vamos!

1. COMO PROCESO DE SELECCIÓN

“Las empresas y su necesidad de incorporar talentos son el inicio de la selección por competencias. La idea principal de esta práctica es que los candidatos se diferencian entre sí por la presencia o ausencia de competencias, dando lugar a diferencias claramente significativas en cuanto al rendimiento alcanzado en el desarrollo de una tarea .” (Alles, 2006) 

En el caso de reclutamiento de personal, una dinámica de escapismo puede ser clave para medir aquellas aptitudes que la empresa busca en sus aspirantes. Varios estudios demuestran que las personas entrevistadas no muestran su verdadero yo o incluso mienten para ser seleccionados y de aquí surgen modelos como el Modelo del Iceberg de Spencer & Spencer, que viene a representar lo que vemos y no vemos de una persona.

Según este modelo, las competencias se dividen en dos grandes bloques:

En primer lugar, las competencias fuertes, más conocidas como “hard skills”. Son las más básicas y buscadas por las empresas: razonamiento analítico, computación en la nube, inteligencia artificial y el manejo de varias lenguas. Todas estas habilidades han sido adquiridas mediante la formación educativa y la experiencia profesional y se sitúan en la parte “visible” de un iceberg. 

En segundo lugar se encuentran las “soft skills”, que son “invisibles” a primera vista, por lo que suelen ser evaluadas a través del comportamiento y de la forma en la que un sujeto se desenvuelve ante situaciones concretas. En estas habilidades se encuentra el concepto de uno mismo, los rasgos de personalidad y, lo que es más importante para las empresas, las competencias de desarrollo socio-personal. Algunos ejemplos son el trabajo en equipo, la gestión del estrés, el altruismo y la empatía. Estas son habilidades que pueden marcar la diferencia a la hora de decantarse por un aspirante u otro, independientemente del nivel de su formación profesional.

Son precisamente estas competencias las que pueden salir a la luz durante el desempeño de un escape room en un proceso de selección. Este tipo de juegos requieren mucho más que llevar preparadas las respuestas ante posibles preguntas en una entrevista. La gamificación de un proceso así pone a prueba a los candidatos en situaciones imprevistas, lo que permite a los seleccionadores detectar el verdadero yo de los participantes. 

EJEMPLO de un CASO DE ÉXITO: TEMPS

La empresa Temps es experta en la gestión de las necesidades de personal temporales, indefinidas y de formación de las empresas y en la búsqueda y formación continua de talento. 

En los últimos años han incorporado la gamificación en sus servicios de formación por las enormes ventajas que supone, y han observado el enorme potencial de aplicarlo a sus procesos de selección. Se ha convertido así en una de las muchas empresas que han optado por incorporar la gamificación en sus procesos de selección internos.

En concreto, el proceso de reclutamiento de personal lo hacen a través de un escape room.

Este juego les permite detectar las habilidades individuales y sociales de los candidatos que participan, y seleccionar al candidato que mejor reúna las cualidades requeridas. Todo esto en un contexto en el que los aspirantes se encuentran bajo una situación de presión marcada por la necesidad de obtener resultados a través de la colaboración.

Mediante esta actividad, la empresa Temps es capaz de medir el nivel de desarrollo de las soft skills de los diferentes candidatos, e incluir en las observaciones comportamientos relacionados con la compañía, dependiendo del colectivo o empresa que sea. Gracias a estas observaciones se puede construir un entrenamiento posterior basado en los comportamientos de los participantes, algo que resulta fundamental en el proceso de selección.


2. COMO ONBOARDING

Tal y como nos cuenta nuestra compañera Lucía Sagüés en su artículo sobre onboarding, el 51% de las organizaciones afirma que la mayoría de sus nuevos empleados presentan un desgaste en los primeros seis meses de empleo. De hecho, el 25% de los abandonos suceden en los 45 días siguientes a su contratación y el 70% de los recién llegados toman la decisión de quedarse o marcharse en los seis primeros meses. Además, un 4% de los profesionales abandona su empresa después de su primer día. 

Todo esto ocurre debido a una mala gestión en el proceso de onboarding: el proceso de incorporación de los nuevos empleados mediante el que conocerán la organización, su rol, sus nuevos compañeros de trabajo y la filosofía de la empresa. Según Lucía, este tipo de procesos  “suponen un gran esfuerzo para las empresas pero, en muchas ocasiones, resultan poco exitosos.”

Visto el impacto que puede tener el onboarding de un nuevo empleado en la empresa, es crucial invertir tiempo, dinero y esfuerzo en un buen programa de este tipo con el fin de ayudar a los nuevos empleados a sentirse bienvenidos en el trabajo y minimizar el tiempo que tardan las contrataciones recientes en volverse productivas en sus puestos. 

Pero, ¿cómo contribuye un escape room a un proceso de onboarding exitoso? 

  1. La primera impresión que tendrán los usuarios es que la empresa se preocupa por ellos y se ha tomado la molestia de organizar la información de una manera atractiva.
  2. Una propuesta elaborada, cuidada y enfocada al usuario transmite la imagen de una empresa en la que apetece trabajar.
  3. Se consiguen los objetivos de formación e información porque se genera un sistema de aprendizaje activo. El usuario tiene que tomar decisiones e interactuar, lo que obliga a mantener la atención en las diferentes piezas para encontrar las pistas que le permitan avanzar.

EJEMPLO de un CASO DE ÉXITO : DELOITTE

Deloitte es una de las auditoras más grandes del mundo. Ofrecen diferentes servicios, tales como consultoría, asesoría jurídica y financiera, entre otros. Para esta empresa, la formación de sus directivos es clave para su continuo crecimiento, por lo que lanzaron la web Deloitte Academy, una plataforma para el continuo aprendizaje de sus directivos. 

Sin embargo, estos tenían demasiada carga de trabajo, por lo que no priorizaban su formación. Por ello, la empresa decidió añadir elementos de juego a esta web, tales como misiones, niveles, rankings, recompensas virtuales… Esto hizo que la formación se volviera más atractiva, consiguiendo así un aumento del 46,6% sobre los usuarios que volvían cada día a la plataforma de formación. También se observó que esta iniciativa consiguió aumentar el número de usuarios que volvían cada semana en un  36,3%. Por lo tanto, la gamificación de este proceso contribuyó a que más empleados siguieran formándose, consiguiendo así estar más cualificados para mejorar el funcionamiento de la empresa.


3. COMO TEAMBUILDING

Un factor muy importante en el funcionamiento de una empresa es la manera en la que sus empleados se interrelacionan y trabajan conjuntamente. Es por esto que las organizaciones se esfuerzan por mejorar estas relaciones y potenciar las actividades grupales. 

El término “teambuilding” hace referencia al conjunto de dinámicas y actividades de integración en una empresa que se utilizan para que los miembros interactúen en grupo con el fin de mejorar sus capacidades de trabajar en equipo. Y es que el trabajo en equipo no es una tarea fácil porque requiere, sobre todo, habilidades sociales y cualidades como las siguientes:

  1. Comunicación. Es la clave para conseguir que las cosas funcionen. Evita los malentendidos que pueden convertirse en conflictos mayores, nos ayuda a estar informados y en sintonía con los objetivos de la empresa, y nos permite transmitir mensajes de diferentes maneras dependiendo de cuál sea el objetivo de la comunicación. 
  2. Liderazgo. No todos tienen la capacidad de influir, organizar y motivar a otras personas. Un buen líder escucha y tiene en cuenta las opiniones de los demás, se esfuerza por transmitirles esa sensación de permanecer y de ser importante en el grupo, y se encarga de tomar decisiones que favorezcan un trabajo en equipo sano y eficaz. 
  3. Empatía/Espíritu solidario. Como seres humanos, no todos los días rendimos al mismo nivel ni nos encontramos en el mejor estado anímico. Debemos ser conscientes de que todos pasamos por diferentes situaciones que pueden influir en nuestro desempeño en el trabajo. En la mayoría de ocasiones, un simple gesto de empatía puede servirle de empujón a un compañero que se encuentre desmotivado o que tenga el día torcido. Así mismo, ofrecer ayuda a tus compañeros contribuirá a un entorno laboral de confianza.
  4. Gestión del estrés/Paciencia. El trabajo en equipo implica tener que adaptarse a diferentes formas de percibir las cosas, de trabajar y de comunicar. Es fácil sentirse abrumado por los comportamientos de tus compañeros, sumando una excesiva carga de trabajo después de una larga semana. Una buena gestión del estrés y de la paciencia es imprescindible para afrontar las tensiones de la mejor manera posible. 
  5. Asertividad. Las personas que la poseen son capaces de expresarse de la manera adecuada, sin hostilidad ni agresividad, sus emociones frente a otra persona. Son personas directas que transmiten sus opiniones y sentimientos, tanto positivos como negativos, de una manera pacífica pero firme. 

La combinación de estas habilidades facilita un ambiente de trabajo sano y distendido, contribuyendo así a que los componentes de un grupo trabajen de manera más eficiente, se mantengan motivados e ignoren la posibilidad de que un conflicto se interponga en el trabajo, ya que estarán más que preparados para solucionar cualquier contratiempo mediante la comunicación. 

A través de juegos en equipo como los escape rooms se logran potenciar todas esas habilidades, especialmente la comunicativa. Este tipo de dinámicas obliga a los miembros a escuchar y participar activamente, a expresarse, colaborar y llegar a soluciones de manera conjunta. Esto refuerza las relaciones interpersonales y fomenta la creatividad en los grupos de trabajo. Además, ¿a quién no le gustan los retos?

EJEMPLO de un CASO DE ÉXITO: Royal Hideaway Sancti Petri 

Este hotel gaditano de 5 estrellas ya ha incorporado la gamificación en algunos de sus procesos. Recientemente los empleados han realizado un escape room como forma de team building, afrontando un reto en equipo y asumiendo roles para conseguir un objetivo. La actividad ha permitido a la empresa detectar cómo sus trabajadores reaccionan ante diferentes situaciones, quiénes tienen más potencial para el liderazgo, etc. Pero, sobre todo, ha “forzado” a los compañeros a cooperar y comunicarse, a estar unidos para perseguir juntos un fin, ¡y lo han conseguido! La plantilla se compone ahora de relaciones interpersonales más fuertes y sanas, y todo gracias a una actividad tan divertida como puede ser el escape room.


CONCLUSIÓN

En general, la gamificación de procesos es una forma alternativa de formación, aprendizaje y mejora continua en las empresas. Son cada vez más las organizaciones que se atreven a innovar de esta manera, dándose la oportunidad de enriquecerse de los beneficios de la gamificación, como los siguientes:

  • Mejora de la productividad y la motivación. Sin duda, un empleado motivado rendirá mejor a nivel profesional y se sentirá más agusto en su puesto de trabajo, incrementando así la productividad de la empresa. 
  • Fomento de la creatividad. Ser más creativos nos ayuda a encontrar soluciones a problemas de una forma más rápida y con mejores resultados. Grandes empresas como Google dedican parte de la jornada laboral a actividades lúdicas que fomenten la creación de nuevas ideas.
  • Mejora de la comunicación. Tanto a nivel interno dentro de un departamento como en los diferentes niveles de un organigrama, la comunicación es clave para que la empresa funcione de manera óptima.
  • De la monotonía a la innovación. La incorporación de nuevas dinámicas hace que los empleados salgan de la rutina y trabajen con más ganas. Además, es importante para las empresas no estancarse en la monotonía.
  • Desarrollo de habilidades específicas. La gamificación ayuda a potenciar determinadas competencias en cada uno de los miembros de un equipo.
  • Mejora de la imagen de marca. La gamificación implica innovación, muestra interés y preocupación por el crecimiento y desarrollo de los empleados. Indirectamente, se busca un equipo mejor formado y que se divierta con ello, haciendo que la empresa funcione mejor y, por lo tanto, los clientes se beneficien también de ello. ¡No esperes más a incorporar esta dinámica en tu organización!
Abrir chat
¡Quiero informarme!
Hola 👋, vengo de vuestra web, me gustaría saber más sobre los recorridos de Escape the City en...